Texto: María Teresa G.

Figura mundial de la arquitectura contemporánea

Su estilo ha sido catalogado como “neofuturista” y se caracteriza por poderosas formas curvas y estructuras alongadas

Zaha Hadid nació en Bagdad, Irak, el 31 de octubre de 1950. Hadid es una prominente arquitecta anglo-iraquí que se ha convertido en un ícono de la corriente del de constructivismo.

La obra arquitectónica de Zaha Hadid ha sido reconocida en diversas ocasiones con premios de rango internacional, entre ellos, el Premio Pritzker, tratándose de la primera mujer que consigue el mayor galardón del mundo de la arquitectura.

Después de estudiar matemáticas en la Universidad Americana en Beirut, Líbano, se capacitó en la Escuela de la Asociación de Arquitectura de Londres.

En 1980, estableció su propia empresa de diseño arquitectónico en la capital británica donde se nacionalizó y reside. En 2012 recibió la Orden de Dama Comandante del Imperio Británico (DBE) entregado por la monarquía.

Su primer diseño en volverse realidad, la estación de bomberos Vitra en la ciudad alemana de Weil am Rhein, se construyó en concreto reforzado y fue colocado dentro de un complejo de fábricas, en 1993. Hadid lo describió como un diseño abstracto que sigue las líneas de los cultivos y viñedos adyacentes.

Por esas fechas, su estilo arquitectónico ya había alcanzado su definición madura y mostraba los rasgos que caracterizan el conjunto de sus obras, como el uso de volúmenes livianos, las formas puntiagudas y angulosas, los juegos de luz y la integración de los edificios con el paisaje.

Ahora, desde el Centro Acuático Olímpico hasta la nueva galería Serpentine en el centro de Londres, desde Beijing hasta Baku, hay edificios de Zaha Hadid por todas partes. Pero con ella se dividen las opiniones: es un genio, dicen algunos, en tanto otros la critican porque perdió contacto con sus ideales originales; una consecuencia del boom de los edificios “emblemáticos” de los 2000, cuando se pensó que la arquitectura espectacular podía obrar milagros regeneradores para las ciudades y las empresas que la compraban.

Hadid, tan extraordinaria en su personalidad como en su arquitectura, es la arquitecta emblemática perfecta. Es coleccionable pese a que sus diseños de muebles tienen precios asombrosos. Cuando el dinero se desvaneció en occidente, los países asiáticos y petroleros tomaron la posta.

Algunas de sus Obras

  • Guggenheim Museum, Taichung, TAIWAN
  • Departement de l’Herault Culture Sport Building, Montpellier, FRANCIA
  • Guggenheim Hermitage Museum, Vilna, LITUANIA
  • Dubai Opera House, Dubai, EAU

Fuente: http://www.biografiasyvidas.com

SHARE

Leave a Reply

Your email address will not be published.