• Herzog-de-Meuron
  • Elbphilharmonie ohne Kraene
  • ciudad-bbva-la-vela-madrid
  • fc88c6992814c74cfcf21c26ef63e0a6

La lógica de la materialidad


Nacidos en Basilea, Suiza, en 1950; Jacques Herzog y Pierre de Meuron entraron en la escena cuando la industria arquitectónica se hallaba en pleno proceso de un cambio, causado por el cansancio de las formas y las soluciones posmodernas, que ya habían desembocado en un punto muerto.

Las carreras de ambos siempre han estado cruzadas: nacieron con menos de un mes de diferencia, estudiaron en la misma escuela y en 1978 establecieron la firma Herzog & De Meuron, cuya característica en el diseño se basa en buscar la forma del edificio mediante la lógica del material empleado y del proceso constructivo; negando el componente meramente artístico de la arquitectura.

“La arquitectura no es un arte”, había expresado en una ocasión Herzog, al asegurar que no se puede entender la arquitectura como una simple expresión individual o como un mero gesto personal, rechazando así la interpretación exclusivamente estilística de los diseños.

•La propuesta de dos jóvenes en la Suiza de la década de los 80, fue una arquitectura que como resultado de su propia lógica material y constructiva buscase su imagen formal

Las ideas de los arquitectos se enfocaban en el “redescubrimiento” de los materiales, en una “vuelta a los orígenes” y a un valor “casi primitivo” de la arquitectura, donde son los propios materiales los que forzosamente determinaban el resultado de la obra.

Este aspecto es evidente en diseños como el Centro de Almacenamiento Ricola, en Francia; o las Bodegas Dominus en el Valle de Napa, California; en las que la propia capacidad expresiva del material empleado tuvo un resultado sensacional.

Muchas de sus obras más recientes no pierden estos ideales, pero resultan más complejas y es de señalar la posible influencia que en ellas ha tenido el desarrollo de la informática, como el caso del Allianz Arena, estadio oficial del equipo de fútbol Bayern de Múnich.

Por supuesto que ha habido muchas críticas al trabajo de estos arquitectos. Su interés por la resolución material de la fachada y los cerramientos ha provocado que ciertos teóricos califiquen sus obras de “epidérmicas”, es decir irreprochables en su piel exterior, pero muy descuidadas en su interior, incluso a nivel planimétrico.

Pese a esas críticas, figuran entre los arquitectos más prestigiosos del mundo y también entre los más galardonados. En el 2000 recibieron el Premio Pritzker, considerado el Nobel de la Arquitectura, y en el 2006 se les otorgó la medalla de oro de la RIBA (Royal Institute of British Architects).

Herzog y De Meuron tienen proyectos en casi todos los países más ricos del planeta, con una gran cantidad de espacios dedicados a la exhibición de arte contemporáneo. Entre sus obras más famosas destaca el “Nido de Pájaro”, estadio sede de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008; el edificio central del BBVA, en Madrid; la Biblioteca de la Universidad de Eberswalde, en Alemania y varios proyectos en Estados Unidos y Japón para la casa de modas Prada.


Fuente: www.theartwolf.com
SHARE

Leave a Reply

Your email address will not be published.