• DAN_2169
  • conjunto rest2
  • Outdoor view
  • acceso
por Karina Montenegro C.

A pesar de que el término “desarrollo sostenible” fue introducido hace 30 años por la Comisión Brundtland, este no se ha tomado en consideración en la forma en que se construye en Nicaragua. Este artículo pretende ser una guía de nuevos paradigmas para la construcción, referida al avance y al desarrollo sostenible; con el objetivo de trabajar en pro del medioambiente y no en contra de él.

En el año 2007 se realizó una encuesta a cargo del World Business Council for Sustanaible Development (WBCSB) y los resultados del estudio arrojaron que la mayoría de los líderes de la industria de la construcción consideraban que los diseños sostenibles eran 17 por ciento más costosos que los diseños convencionales.

Hay que mencionar que los cálculos que se utilizaban para establecer la rentabilidad de una obra estaban determinados por la inversión inicial; y no tomaban en cuenta los costos de larga operación y el valor de mercado esperado. No obstante, el precio real de un edificio debería ser calculado con base en la afectación económica, ecológica y social del proyecto durante todo su ciclo de vida.

Desde el año 2012, Managua fue incluida en la iniciativa “Ciudades Emergentes y Sostenibles” (ICES) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). De este modo, se enmarca a cada proyecto, sea este público o privado, como un agente de cambio en el sistema de la ciudad; considerando que cada edificación tiene un impacto que transforma, intensifica o disminuye el problema ambiental y socieconómico de la capital.

Partiendo de ello, la comunidad global de arquitectos e ingenieros nos enfrentamos a un gran reto: tomar como lineamientos del diseño los principios básicos del desarrollo sostenible, con el objetivo de que el proyecto impacte positivamente, no solo en el sitio en el que se construye, sino de la comunidad, la ciudad y hasta la región.

Con referencia a lo anterior, se deben valorar siempre los avances tecnológicos para mejorar nuestros productos y servicios; y a la vez crear una revolución técnica basada en los recursos locales, mano de obra eficiente y fuentes de energía alternativas.

Impacto ambientalPrincipios básicos de la arquitectura sostenible:

ECONOMÍA

El proyecto arquitectónico no debe devaluarse con el tiempo; por el contrario debe aumentar su plusvalía a medida que avance su vida útil. El proyecto debe demostrar ser económicamente viable e innovador en lo que se refiere al despliegue de los recursos financieros. La optimización de recursos es uno de los principios básicos del diseño, para reducir tanto los costos de construcción como los gastos de operación. En consecuencia, el diseño debe priorizar el bajo costo del ciclo de vida del proyecto, en lugar de su costo inicial de construcción; de esta manera permanecerá como un activo valioso para las futuras generaciones.

ESTÁNDARES ÉTICOS Y SOCIALES

Según un estudio realizado en Estados Unidos por la Environmental Protection Agency , los edificios construidos en ese país generan el 38 por ciento del total de las emisiones de CO2. Como consecuencia, se ha visto un incremento en la incidencia de enfermedades respiratorias como el asma.

El diseño debe adherirse a los más altos estándares éticos y sociales, desde la planificación, la construcción y el impacto a largo plazo en la comunidad. Se deben primar los edificios que no interfieran en la continuidad urbana, que cuenten con accesibilidad para todos y que optimicen los espacios para garantizar una interacción social sin restricciones.

CALIDAD DEL MEDIOAMBIENTE

Este aspecto está relacionado directamente con la eficiencia de los recursos naturales. Desde esta perspectiva, el proyecto se convierte en parte de un contexto. Bajo esta guía, el esteticismo del diseño se transforma para dar respuesta a la contextualización, a medida que cambiamos las fachadas para aprovechar la iluminación y la ventilación natural. Por ejemplo, el eficiente manejo de las aguas incluye trabajar con urinarios sin agua, sensores de flujo para inodoros y recolección de aguas pluviales para irrigación.

En conclusión, hay un valor tangible al desarrollo sostenible de las edificaciones; desde el aporte social al dar mejores condiciones de vida a los usuarios, contribución a un medioambiente más sano, hasta la reducción de gastos económicos en mantenimiento y sobre todo el legado a las futuras generaciones.

Información de contacto

Karina Montenegro C.

Arquitecta / Grupo Discover

Tel: (505) 2270-3908 (505) 8239-6114

karina.montenegro@discover.com.ni

SHARE

Leave a Reply

Your email address will not be published.